Los números de 2014

Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2014 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 8.700 veces en 2014. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 3 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.

Anuncios

El hombre antiguo de Baja California

por Heriberto Álvarez Linarte/Volante

Ensenada, Baja California

El promedio de vida del hombre antiguo de Baja California Sur eran 35 años, afectado por sus largas caminatas de hasta diez kilómetros diarios en busca de alimentos, expuso la antropóloga física Martha Elena Alfaro en la charla mensual del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Con base a estudios recientes, cambió el planteamiento sobre los grupos recolectores, así como la concepción de su nomadismo, ya que “no se la pasan en movimiento todo el tiempo, sino tienen campamentos semifijos, estacionales que siguen la productividad vegetal de la zona del recorrido”.

Elena Alfaro, investigadora, dio la plática Guerra, ritual y vida cotidiana de cazadores recolectores-pescadores, y citó fuentes actuales que cambiaron la idea que el mundo europeo estipuló sobre las comunidades nativas.

Dijo que los roles de hombres y mujeres, cazadores y recolectoras de frutos, respectivamente, no eran tan rígidos, ya que las mujeres colaboraban en la caza de piezas menores auxiliadas de trampas pequeñas, jaulas y piedras.

Los hombres antiguos caminaban descalzos largas extensiones, por lo que se lastimaban sus pies; y presentaron picaduras dentales, a pesar de su blanca dentadura, por comer los alimentos directos del mar: las enfermedades dentales fue un motivo de muerte prematura de los nómadas.

Practicaban la poligamia y el derecho se lo debían ganar según las habilidades mostradas en la caza, el juego o en la guerra, cuando disputaban entre tribus el territorio del Cabo de Baja California Sur.

En el breviario de sus estudios, la antropóloga física mencionó que las prácticas funerarias representaron un rito importante, aunque sostuvo que todavía falta mucho por esclarecer el significado ideológico de los rituales que practicaban, como la conocida imagen fúnebre de un hombre mitad negro y rojo.

Las fuentes en que apoyó sus investigaciones sobre la cotidianidad de la región del Cabo, son estudios de 1900-2006, los más recientes, elaborados por estudiosos de la etnohistoria y etnografía contemporánea sobre grupos del norte de Estados Unidos y el noroeste de México.

“Actualmente, gracias a la etnografía y a un análisis más metódico de los contextos arqueológicos, hemos empezado a ver que estas sociedades de cazadores-recolectores, tanto las actuales como las antiguas, no encajan con esta figura simple y estereotipada de los cazadores recolectores”.

Dijo finalmente que los prejuicios de los españoles sobre el barbarismo de los nativos, se convirtió en un obstáculo para reconstruir la historia, ya que no se interesaron por conocer sus formas de vida ni sus contextos socioculturales.

Isla Guadalupe, una biósfera de reserva

por Heriberto Álvarez Linarte/Volante

Ensenada, Baja California

La Isla Guadalupe integra una biosfera de más de mil especies que no se encuentran en otras partes del mundo, por lo que la isla se ubica dentro del área protegida de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).

Fauna y flora de Isla Guadalupe representa el 2 por ciento de la biodiversidad terrestre y marina que hay en el territorio nacional, dijo la directora del Conanp, Citlali Olivares Bañuelos, quien agregó que el órgano sigue estrategias sexenales.

El decreto de reserva de la biosfera data del año 2005, cuando fue publicado por el Diario Oficial de la Federación, informó Olivares Bañuelos, en función del conocimiento, la cultura,  el manejo, la  gestión y protección de los recursos.

“Las islas se definen, en su mayoría, como otros lugares, por tener una gran diversidad de especies endémicas, es decir que solamente las vamos a encontrar en ese sitio en el mundo. Entonces en el caso particular de Isla Guadalupe”.

La reserva de la biosfera comprende 476 hectáreas mil hectáreas de zona marina y 23 mil hectáreas de zona terrestre, donde el área protegida de mar es un polígono donde se encuentra un diversidad de especies propias del lugar.

“Isla Guadalupe es un sitio muy importante para la reproducción del Albatros de Laisan, es un ave que se considera la más grande, y no se le ve en otros lugares del continente; pero se le puede encontrar allá”.

“Además de la visita de investigadores, la Isla Guadalupe está resguardada por la Secretaría de la Marina, “y ellos son una parte importante de la isla y de la protección de los recursos”, finalizó la funcionaria federal.